El 25 de abril tuvo lugar un encuentro entre cuatro residentes de la residencia de ancianos y los alumnos del centro. Cada uno de los residentes nos contó sus vivencias y sus anécdotas.

Pepa y Francisco hicieron llegar a los alumnos de 1ºESO sus juegos y su manera de divertirse. No obstante, entre juego y juego se escapó alguna que otra anécdota sobre sus vidas.

José, acompañado de sus caligrafías, inculcó a los alumnos de 2ºESO el afán de superación, de aprendizaje y la importancia de poder estudiar y aprender día a día. De su boca salían constantemente frases como: “queriendo aprender se aprende”, “si yo tuviera una escuela todos los días estaría encantado”,” un colegio para mí es importante”, “tendría que haber un sitio aquí para mí”.

Manuel dio a conocer a los alumnos de 4ºESO los inicios y el día a día de su negocio, el bar “Comino”. Entre pregunta y pregunta y bajo la mirada de su nieta, se dejó llevar por la emoción al recordar su niñez, su juventud. Tal fue su emoción que terminó por sacarnos alguna que otra lagrimita.

Fue una jornada muy emotiva. Las caras de los alumnos y de los ancianos lo decían todo. Por un día pudieron sentir el protagonismo que merecen y los alumnos pudieron obtener una visión de cómo el tiempo ha hecho cambiar el modo de vida.

Solo queda agradecerles su presencia e invitarles a visitarnos de nuevo.

IMG-20190425-WA0003.jpg

 

ACCESO A PRESENTACIÓN